5.8.09


El cura cada Domingo,tras la Misa, veía a un chico esperando al fondo..
Y un día el chico le confesó que había golpeado a un perro hasta matarlo, sólo por diversión y quería saber si iría al Infierno por eso..
Le dijo que Dios le perdonaría si estaba arrepentido y que le perdonaría.
Pero al chico no le preocupaba en absoluto el perdón.Simplemente temía que si iba al Infierno, el perro estaría allí..
Esperándolo

1 comentario:

no comments dijo...

Habrá sido un perro muy malo, no? jajaja

Me gusto

Un saludo indio